Matizando mi ruptura con el iPad… lets be friends

El domingo pasado os contaba que por unos meses, al menos durante este verano quería dejar aparcado el iPad y optar por incentivarme en el uso de herramientas más “productivas” como el portátil… en contraposición con el iPad que es una herramienta de “consumo”.

Sigue leyendo

El iPad es la nueva caja tonta

Amo mi iPad, el primero que tuve fue un regalo de boda de mis amigos Pablo y Félix, aunque me casé en Diciembre de 2010 a petición mía se esperaron unos meses para podernos regalar el por entonces nuevo iPad 2… unos años después mi mujer me regaló un mini iPad por sorpresa, más que nada porque en aquella época estaba un poco enganchado al Clash of Clans y monopolizaba la tableta. A partir de ese momento cada uno de nosotros tuvo su propio tablet, hasta que llegó nuestra hija que se apropia de ellos (en el horario permitido) sin importarle a quien pertenezcan.

El problema del iPad es que un dispositivo para “consumo de información” y a parte de eso hay pocas cosas para las que yo le encuentre mucha utilidad. Al fin y al cabo es como una tele, te sientas delante de él y a hacer zapping pero con el dedito en la pantalla en lugar de en el mando a distancia.

Sigue leyendo

No conozco el futuro… pero ya lo estoy odiando

El vídeo de presentación de la aplicación Pocket (antes conocida como Read It Later) encarna todo lo que temo y odio de un futuro muy próximo:

No sé a que sociópata le habrán encargado la dirección artística de este vídeo, pero hay que reconocer que lo ha bordado: con la protagonista en cuestión pegada todo el tiempo al móvil y guardando contenido irrelevante en todo momento (los entendidos lo llaman… content curation). Para ser perfecto al vídeo le falta haber introducido como actor secundario algún bebé… así podríamos haber visto a la protagonista pasar de él sin reparo de la misma manera que pasa de su perro o de cualquier otro ser humano circundante.

Nacido el trece de julio

Sinceramente a mi me hubiera gustado que naciera el 14, porque así habría sido el 14 del mes 7 del 2014… sencillo de recordar y múltiplo de mi número favorito, el 7. Cuando se lo comenté a mi mujer que por entonces ya tenía contracciones ni siquiera se molestó en llevarme la contraria y optó por seguirme la corriente como a los locos con un argumento demoledor: “no pasa nada, como tu hija nació en el 2012, ahora tú hijo va a nacer el 13 del 14″, lo que viene a ser una escalera de color.

Sigue leyendo

Nunca más seremos tres

El nacimiento de mi hijo está a la vuelta de la esquina, hemos pasado de contar en meses,  a contar en semanas y finalmente en días… pocos días. Con mi primera hija los últimos meses de embarazo los pasé jugando de manera compulsiva a Skyrim, en esta ocasión me ha dado por otra cosa…

Sigue leyendo

¿Tuenti? Ya nadie tiene Tuenti…

No sé si mi sobrino de 15 años disfruta haciéndome sufrir con esto de los cambios tecnológicos juveniles, pero el caso es que ayer mientras le veía teclear en su móvil al tiempo que se le escapaba alguna sonrisita de adolescente le pregunte… ¿qué pasa… que ahora todo va por WhatsApp?

Sigue leyendo

El hijo pródigo vuelve (parcialmente) a Dropbox

Que duro es esto de tener un blog donde vas dejando plasmado lo que vas haciendo y en este caso deshaciendo… creo que puedo escuchar a lo lejos ya las risas de mi mujer “buajajaja… tanto OneDrive y ahora vuelves a Dropbox!!!”. Ok, ok… bueno, vuelvo en parte tras comprobar que en algunos aspectos OneDrive está un poco verde, os cuento lo que me ha pasado…

Sigue leyendo

Manteniendo la memoria digital familiar

Con esto de la mudanza de Dropbox a OneDrive he tenido oportunidad de comprobar el ímprobo esfuerzo que he dedicado a mantener la memoria digital de mi familia en estos últimos años. Y es que como todo buen padre cuento con una extensísima colección de fotos y vídeos que guardo celosamente.

Sigue leyendo

Mudándome de Dropbox a OneDrive

Mientras espero a recibir mi Tera gratis (1TB) en OneDrive como suscriptor de Office 365 he decidido ir empaquetando todas las cosas para hacer pruebas y así evitar luego sorpresas desagradables… que uno no es que tenga precisamente un tinglado sencillo aquí montado.

Sigue leyendo