Y la frase del día goes to… Calacanis

… sell now, Internet winter is coming…
Jason Calacanis

“Vende ahora, el invierno de Internet se acerca”… este tipo de frases no deberían pronunciarse sin música de fondo… pero ¿quién soy yo para cuestionarlo a él o al mismísimo John Battelle?

Tal vez este posts de Julio Alonso, que mucho sabe más que yo: ¿Es un buen momento para montar una empresa? sirva para introducirnos en el contexto en el que últimamente se desarrollan todas estos vaticinios. Si no consigue despejar todas nuestras incógnitas, siempre será útil para aprender palabras nuevas guays como “vested interests“, algo que se traduce como el interés especial que algunas personas tienen por defender posturas que les reportan beneficios personales.

Aunque a mi todo esto sinceramente me recuerda más a esas situaciones incómodas en las que a algún amigo le deja la novia y te intenta convencer de que esa situación es la que siempre habían deseado y que llegó en el momento oportuno… claro, que supongo que salvo a las ex-mujeres de Donald Trump poca gente cobrará tantos unos seguidos de ceros por largar algo… así que mejor nos quedamos con vested interests, que es más políticamente correcto.

En cualquier caso, dudo que un pobre mortal como yo (vía también Calacanis) pueda despejar alguna conclusión práctica a partir de los consejos de estos veteranos de Internet… aunque eso no impide que escuchándolos me invada la desagradable sensación del que se ha perdido algo importante, algo así como si me hubiesen declarado la cuarta guerra mundial y no recordase en que momento aconteció la tercera.

Pero pese a todo voy a procurar no perder el sueño durante el fin de semana por esta frase del día ni por esta otra de Julio Alonso: “tener ingresos de publicidad contextual solamente tampoco es un modelo de negocio sostenible“… buff, eso dolió y más ahora que sé que Julián Martínez tampoco depende sólo de Adsense y que de repente todos coinciden en que Adsense se volvió invisible… y Zoomtags que no termina de arrancar… En fin, mejor dejo de pensar… y me voy a Ma bretagne a tomarme unos crepes.