Una serie de desafortunadas desdichas


El percance es real… pero la escena ha sido levemente dramatizada (vamos que el que sale no es el dueño del coche sino un coleguilla). Pese al tamaño de la rama el coche estaba prácticamente intacto. El árbol fragmentado es éste.