escribir, un trabajo intrépido

La profesión de escritor o periodista es fácil si te limitas a colocar un párrafo detrás de otro como suelen hacer innumerables colegas, pero si aspiras a dejar tu propia manera de respirar en el mundo, a emplear el vocablo con su adjetivo exacto, a ir componiendo la prosa con ritmo, precisión claridad y alguna belleza, si pretendes no aleccionar, no aburrir, no sermonear, no dormir al lector, teniendo en cuenta que muchas veces la escritura se usa como somnífero, el trabajo de escribir es difícil, intrépido, casi sobrenatural

Google y las musas del escritor
por Raúl del Pozo para EL MUNDO