Un truco: platos pequeños, tazas pequeñas, vasos pequeños

la obesidad es ya “un factor capital en la evolución de enfermedades graves e incluso mortales como la diabetes, los problemas cardiovasculares o el cáncer y, en términos económicos, un aumento irracional y disparatado de los costes sanitarios”.

Philip James
Director de la Internacional
Obesity Taskforce (IOTF)

Hoy estaba viendo uno de los videos de boogie2988 en YouTube (web) y viendo el pedazo de vaso que utiliza para beber sus refrescos azucarados me he reafirmado en lo importante que es elegir correctamente la vajilla de nuestra casa.

Globesidad, es un término relativamente reciente y totalmente acertado para describir un panorama mundial con 300 millones de personas obesas según la IOTF – International Obesity Taskforce) y donde algunas personas concienciadas como el cocinero Jamie Oliver ya empiezan a advertirnos sobre un descenso drástico en la esperanza de vida en las futuras generaciones.

Estamos ante un problema grave, que nos termina afectando a casi todos (hasta a los que de pequeños eramos unos tirillas y lo quemábamos todos). Nuestro cuerpo está programado para buscar los alimentos más grasientos y con más calorías, es una cuestión natural y la Industria de la Alimentación sabe que si quiere sacar un alimento al mercado realmente apetitoso tiene que meterle grasas… por otra parte nuestra vida ha cambiado mucho, somos mucho más sendentarios y cada vez hay más trabajos que se desarrollán sentados 8 horas en una silla detrás de una pantalla de ordenador.

Además nos cuesta calcular la cantidad de comida que ingerimos al día, se tiende a comer delante del televisor o distraido leyendo el periódico… con lo que dejamos de prestar atención a la sensación de saciedad y al tamaño de las raciones (asi es como uno se termina comiendo solito una pizza mediana del Telepizza y seis alitas de pollo con salsa barbacoa).

El calculo de las raciones es muy importante y lo cierto es que terminamos midiéndolas con acuerdo al tamaño del recipiente que utilizamos… y ahi es donde tanto daño nos hace comprar super-vasos, super-tazas o super-platos, porque al final terminamos sin darnos cuenta comiendo más de lo que comeríamos si utilizáramos recipientes más pequeños.

Otro enemigo de nuestra dieta son las bebidas azucaradas, uno va una terracita y se pide un Aquarius que piensa que es ligerito porque sabe a agua con un poco de limón y además es casi transparente… y se está metiendo para el cuerpo 85 kcalorias (139 kcal en el caso de la CocaCola clásica) y si además te da por utilizar un vaso como el de nuestro amigo Boogie que debe tener unos 600 ml, pues en un descuido te estás tomando 150-300 kcal… y aunque puede que en tu casa no tengas ninguno de esos super-vasos ese es el tamaño de las bebidas de los SuperMenú Big Mac en el McDonald´s.

En definitiva, a veces son pequeños detalles los que terminan marcando la diferencia y sólo tenemos que intentar prestarles un poco de atención. Al final puede que termine siendo la salud de la población el factor determinante en la competitividad mundial y no tanto el I+D.

Artículos relacionados:

Recuperando la forma física a partir de los 30
En julio del año pasado yo ya veía que algo no estaba funcionando muy bien conmigo… pero no fue hasta que me pesé que realmente me pegue un buen susto: ¡83 kilos! …

Trabajo en ENZO desarrollando aplicaciones informáticas para empresas. Me apasiona todo lo relacionado con Internet, las nuevas tecnologías, la programación y los ordenadores. Si te gustan mis artículos puedes suscribirte por e-mail a mi blog.

¿Dejar un comentario? ...YES YOU CAN!