Pon un sargento en tu vida

La autodisciplina se refiere a la capacitación o entrenamiento que se da a sí mismo para llevar a cabo una determinada tarea o para adoptar un patrón particular de comportamiento, incluso si uno preferiría estar haciendo otra cosa. La autodisciplina es, en cierta medida un sustituto de la motivación, cuando uno utiliza la razón para determinar el mejor curso de acción que se opone a los deseos de uno. Wikipedia

Considero que me he criado en una familia muy disciplinada y en una casa en la que todo estaba siempre `en orden de revista´, dos temas que van estrechamente relacionados.

Como el resto de mi familia siempre he tenidos asignadas unas tareas domésticas: hacer mi cama, mi cuarto, los baños, sacar la basura… Aunque siempre hemos tenido ayuda doméstica de lunes a viernes, en casa la cocina nunca se dejaba sin recoger después de la cena y nunca se dejaba de limpiar la casa durante el fin de semana.

Todas las cosas tenían su sitio, incluso los juguetes tenían sus cajones etiquetados, el frigorífico y la despensa siempre impolutos, con los alimentos clasificados en sus correspondientes tuppers… si se fundía una bombilla en el mismo día o si acaso en el siguiente se remplazaba, las cosas que dejaban de funcionar se reparaban y si no se podían arreglar se tiraban. Creo que captáis la idea…

Cuando me independicé y me fui a vivir sólo fue toda una revelación para mi… de repente dejaba algo en un sitio, por ejemplo una revista encima de la mesa y al día siguiente seguía ahí, y al otro y al otro. Os parecerá normal, pero yo era algo que nunca había experimentado. En mi casa si dejabas algo fuera de su sitio, te decían que `lo colocaras y que no dejarás cosas por en medio´… y si no estabas ahí para recibir la orden, el objeto en cuestión simplemente desaparecía y mágicamente a tu vuelta lo encontrabas en su sitio (con suerte).

Las discusiones más airadas de mi padre y mi madre siempre han girado sobre este tema, básicamente a mi padre le gusta guardar cosas y a mi madre tirarlas, y de vez en cuando mi madre invade el espacio de mi padre.

Pero todo eso quedó atrás en mi pisito… aunque con el poco tiempo que estaba allí la verdad es que casi no se desordenaba nada, entre otras razones porque prácticamente no tenía muebles. Mi casa se parecía mucho a esta foto de Steve Jobs, salvo porque que yo no era multimillonario:

steve_jobs_drinking_tea

En mi salón había un sillón individual de pie y una tele LOEWE, en la cocina un frigorífico General Electric de dos puertas (desconectado), en la habitación principal mi cama de 80 de toda la vida… en fin, todo muy minimalista, yo allí iba sólo a dormir.

Pasaron los años, me mudé a una casa amueblada… y contra todo pronóstico me casé, pero la cosa tampoco cambio mucho. En los cuatro ó cinco años que llevo viviendo con mi mujer nunca me ha pedido que me levante del sofá para ordenar algo o me ha recriminado por dejar algo fuera de su sitio. En general mi mujer nunca me regaña por ese tipo de cosas, puedo tirarme tres horas jugando a la consola o contarle que la noche pasada vi cinco capítulos seguidos de mi serie favorita en Netflix que nunca me reprobará por ello. Supongo que por eso casi no discutimos, me trata como un adulto que ya es mayorcito para saber lo que tiene que hacer y no se condena a adoptar el papel de madre con la fusta siempre en la mano… la verdad es que es muy agradable, una de las muchas razones por las que la quiero.

Asi que en estos años de independencia me he relajado… tal vez demasiado, probablemente lo que ha pasado es que en el ambiente doméstico nunca había tenido autodisciplina sino que me limitaba a practicar una disciplina que me venía impuesta desde el exterior y cuando la mano de mi madre ha dejado de apretarme el gaznate ha pasado lo que tenia que pasar…

Curiosamente en el trabajo soy el sargento de hierro, extremadamente autodisciplinado, mi mesa está siempre despejada de papeles, el móvil a la izquierda, al lado de mi cartera y las llaves, en el centro el teléfono con el nudo periódicamente desenredado, a la derecha del teclado un bloc de notas… Dentro de mi ordenador el orden se convierte en algo obsesivo, mi escritorio virtual de Windows con los mínimos iconos (el sueño del Guerrero de la Carretera) sólo con los de los documentos de los proyecto de la semana, mi panel metro organizado aunque sea por colores, mi bandeja de entrada en Gmail impoluta, estas cosas en Dropbox, estas otras en Skydrive, esto en Evernote, esto en el servidor central, esto así, esto asa…

Pero tranquila mamá, porque todo tu esfuerzo durante mi infancia y juventud se van a ver finalmente recompensados… después de más de diez años viviendo `independiente´ y sobre todo ahora que en casa ya somos tres y otro en camino… la autodisciplina doméstica está brotando con fuerza dentro de mi.

7 opiniones en “Pon un sargento en tu vida”

  1. Fernando no mientas, en tu casa había un sofá donde dormías casi todas las noches, un sillón y una alfombra que no se podía pisar con las zapatillas (o eso me decía Pablo) jajaj. También recordarte que el frigorífico no lo tenías vacío, dentro de él tenías un carrete de fotos, lo que tuviera el carrete nunca lo sabremos,jajaj.

  2. Me parto con lo del orden de los iconos (no será en su iphone) y la obsesión por archivar TODO que viene a significar que luego no encuentra NADA…la mujer tampoco es tan majeta, que se pasa el dia recordando lo de los calcetines y ya se cansó de dar la murga con que por las noches le toca a el recoger los juguetes con su hija (le duro la emocion 2 semanas). Me rio yo pensando cuanto durara la racha de orden en casa 😀

    1. Mis iconos en el iPhone & iPad están perfectamente ordenados, lo puedo demostrar en cualquier momento… otra cosa es que tú no encuentres nada en `mi´ teléfono. Love You 🙂

      1. pero es que mientes como un bellaco y dices “los MINIMOS iconos” y te ocupan como 3 pantallas…aqui no se pueden poner caritas??? hay que mejorar el blog 😛

        1. En defensa de Fernando diré que admiro su organización. Su escritorio limpio, a diferencia del mio que está lleno de iconos. Si el dice que tiene lo necesario es que no hace falta nada más, fermatrixwife es una ley que ya deberías haber aprendido.:)

  3. Bueno Fernando, en casa seguimos igual, solo que ahora hay muchas menos cosas todavía, y conforme me voy haciendo mayor menos, así que cuando ya no estemos ahí, lo vais a tener muy fácil. !Que le vamos hacer! no puedo remediarlo necesito orden para poder vivir.

Comentarios cerrados.