Mi nuevo móvil rosa

Lo empecé a notar cuando me llegó el momento de elegir el color de mi Apple Watch, lo habitual en mi hubiera sido elegir el negro, un color discreto, que pasa desapercibido… pero para sorpresa de mi mujer elegí el blanco, que destaca bastante, sobre todo cuando es verano y a uno se le ponen los brazos morenos. Poco después, cuando mi hermana se compró el suyo, no me importó intercambiar correas con ella, a pesar de que las suya era de un color chillón. Excentricidades veraniegas pensé…

Pero cuando ya entrando en el frío otoño decidí renovar mi teléfono y comprarme el nuevo iPhone 6S de color rosa o `rose gold´ para los angloparlantes… entendí que esto ya no tenía marcha atrás y que un nuevo rasgo de mi personalidad había despertado. ¡Quién sabe!… lo mismo no era nuevo y sólo llevaba allí durante años reprimido, a lo mejor son los primeros atisbos de la crisis de los cuarenta que ya amenaza a la vuelta de la esquina.

El caso es que me pareció que ese era el color más bonito y me lo compré… y me da lo mismo si cuando se lo enseño a los amigos o a mis sobrinos me dicen `¿rosa?… pero si eso es de tía´. Tal vez sea esa provocación lo que me atrae de estos tímidos pasos milímetros más allá de la que ha sido la linea de mi discreta existencia durante toda mi vida. Y es que los hombres también tenemos que cumplir un miles de cánones para ser socialmente aceptados, hay un montón de cosas que no se nos permite hacer, llevar, gustar…

En cierta manera, casarse y tener hijos, es una liberación de toda esa presión social… sobre todo cuando como en mi caso ya me daban casi todos por perdido. Una vez alcanzada esa supuesta meta existencial, naces, creces, te reproduces… y cuando ya a los ojos de la sociedad externamente eres todo un `ciudadano de provecho´, es cuando a uno le da por mirar atrás y darse cuenta todo lo que dejó por el camino.

Yo que en el fondo estoy casado de pura chiripa, suerte, potra o como quieras llamarlo soy si cabe más consciente de lo absurdo de todo ese deambular en el que te adentras en la adolescencia y del que algunos no salimos hasta casi rondando los cuarenta. Todos esos complejos, esos debería ser así o asá, o como ese o como el de más allá, todos esos `no voy a decir lo que pienso por el qué dirán´… cada una de esas pequeñas mierdecillas que eres capaz de tragarte para encajar en ese molde te alejan un poquito más de la persona que realmente eres.

Y te da pena, pero ya no sólo por ti sino por tus hijos.

Yo veo a mis peques y me doy cuenta de que son sencillamente geniales porque son auténticos… y yo no les he enseñado nada,  no los he moldeado, ni son mi vivo reflejo, ellos simplemente son como nacieron, si acaso el único mérito que tenemos como padres es de haberles provisto de un entorno seguro y repleto de amor donde están floreciendo como pequeñas personitas felices y contentas.

Tienen uno y tres años… y su personalidad ya está ahí, manifestándose con cada nueva palabra, gesto o expresión que aprenden. Es uno de los grandes descubrimientos como padre, entender que cada uno de tus hijos es distinto, único, irrepetible y que ya nació así, con todo de serie.

Y te fastidia ver como el entorno les va afectando, como por ejemplo el color favorito de mi hija era el naranja hasta que empezó a ir a la guardería… y ahora es el rosa, probablemente porque cuando tocaba repartir los vasos veía que otras niñas se peleaban por los de ese color y en su cabeza ese paso a ser `el color deseado´. Ahora también le ha dado por decir cosas del tipo `eso es de niñas´o `eso es de niños´… y yo le intento explicar que nada es de niños o de niñas, que todo es de todos, pero da igual… porque en el cole de mayores cuando cantan algunas canciones dividen fragmentos dependiendo de si son `niños´ o `niñas´y ella ya ha pillado que ahí hay una diferencia importante.

Entiendo que son cosas normales y que al final los seres humanos vivimos en sociedad, existen patrones de conducta socialmente aceptados… y de alguna manera mi hija tiene que aprender que aunque tenga calor no se puede desnudar en plena calle como a ella le gustaría (y ha intentado en más de una ocasión).

Aun entendiendo eso, siento cuando llegue ese maldito día en el que piense que algo en ella no está bien o no es correcto, que está descolocado, que es grande o pequeño, que se ríe poco o mucho, que es demasiado payasa o seria, que no baila, canta, salta, corre o nada como debería. Ese día llegará y ni el amor de quinientos padres como yo podrán consolarla cuando alguien se ría o se burle de ella, o le diga que no puede hacer algo porque es una chica o porque es pequeña o porque no es suficientemente buena.

Creo que todos hemos pasado por eso y está claro que sobrevivimos, todo eso nos hizo más duros, más fuertes… pero no mejores, mejores éramos ya antes de que empezáramos hacer caso a todas esas voces. Y ahora, decenas de años después, aun sigues sacudiéndote toda esas caspa de encima… aunque sólo sea para predicar con el ejemplo delante de tus hijos.

10 opiniones en “Mi nuevo móvil rosa”

  1. HOLA FERNANDO, NUEVAMENTE COMO EN CADA UNO DE TUS POST ME DEJAS FASCINADA CON TUS VIVENCIAS Y FELICIDADES POR HABER ELEGIDO EL COLOR QUE MAS TE GUSTO NOSOTROS COMO MUJERES PODEMOS USAR EL “AZUL” PERO USTEDES TIENEN QUE ARMARSE DE VALOR POR UN ROSA QUE SEGÚN LA SOCIEDAD DICTA QUE ES DE MUJER, UN GRAN APLAUSO PARA TI NO SOLO POR LA ELECCIÓN DE COLOR SI NO POR TODAS LAS ODIOSAS PREGUNTAS QUE TE VAN A LANZAR PERO BUENO.
    TAMBIÉN ME ENCANTA LO QUE COMENTAS REFERENTE A TU PEQUEÑA NO SE QUE EDAD TENGA LA NENA, Y COMO DICES EL BOMBARDEO DEL MUNDO EXTERIOR INTENTARA MOLDEARLA Y SUFRIRÁ COMO TODOS NOSOTROS SUFRIMOS ALGUNA VEZ, PERO SI DE ALGO ESTOY SEGURA ES QUE NOSOSTROS COMO PADRES PODEMOS AYUDARLOS BASTANTE DEJANDOLES SER Y GUIÁNDOLOS, NO SERA FÁCIL A LO MEJOR FALLAREMOS PERO VOLVEREMOS A INTENTARLO, LO QUE ME GUSTA DE ESTA NUEVA SOCIEDAD CON NUEVAS IDEAS ES QUE AHORA SOMOS MAS TOLERANTES CON RESPECTO A LOS GUSTOS DE LAS PERSONAS, YO EN MI CASO ME FASCINO AL VER A MI PEQUEÑA DE 5 AÑOS AMAR A LOS SUPER HEROES , JUGAR CON SUS FIGURAS DE ACCION Y HASTA PEDIR SU CUMPLEAÑOS DE BATMAN Y A MI PEQUEÑO HIJO DE 2 AÑOS VERLO JUGAR CON SU BEBE DE JUGUETE, LE DA DE COMER, LE CAMBIA EL PAÑAL Y LO DUERME.
    EN NOSOTROS ESTA ENSEÑARLES QUE SI LA SOCIEDAD LOS BOMBARDEARA PARA QUE SEAN COMO SE DICE DEBE SER, PERO TAMBIEN DEBEN SE FIELES A SUS GUSTOS Y CON LO QUE ELLOS SE SIENTAN BIEN Y SOBRE TODOS LOS HAGA FELICES Y COMO DICES VARIOS SEGUIMOS SACUDIENDO EL FANTASMA DE LO QUE A NOSOTROS NOS AFECTO EN NUESTROS AÑOS MOZOS PERO GRACIAS A ESO PODEMOS ENSEÑARLES A ELLOS SER FELICES CON SUS DECISIONES Y GUSTOS.

    SALUDOS Y BENDICIONES PARA TU HERMOSA FAMILIA.

  2. Me parece muy bien, hay demasiada tontería con esas cosas. A mi hijo de un año le encantan los cochecitos de muñecas, así que hace tiempo ya le compramos uno, dio la casualidad que el más barato era uno beige, y ese fue el que le compramos, pero le habría cogido uno rosa si se hubiera dado el caso. Y ya hemos tenido que oír comentarios de cómo un niño tiene un cochecito de niña. O, qué ha dicho mi marido de que le comprara eso (se lo compramos juntos).

    Por suerte, también empieza a haber bastante gente que piensa que es lo normal…

    1. el caso es que esos comentarios pienso que terminan afectando al peque. a mi me apuntaron a una academia de baile en su día porque se me daba bien… hasta que se enteraron en el cole y lo dejé, por cachondeito en el patio. es dificil

      no perdí nada, porque tampoco es que fuera mi vocación

      no sé, es complicado

  3. Para lo del teléfono yo tengo una teoria, si te compras algo que es muchísimo más caro que otra cosa que te resolvería la papeleta es para que la gente sepa que te has podido comprar algo muy caro. Así que cuanto más cantoso y visible mejor.

    1. buena teoria. en cierta manera el color `rose gold´ es exclusivo del iPhone 6S, asi que es una buena manera de poner de manifiesto que tienes el último modelo disponible y el más caro.

  4. Me ha encantado. Ojalá todo el mundo pudiese gozar de una educación como la de tus hijos, así no tendríamos que preocuparnos por que se nos etiquete y no existirían cánones tan precisos de como debe ser cada persona para que encaje en la sociedad. Ni a las niñas les gustan las princesas ni a los niños les gusta el fútbol: a algunas personas les gustan las princesas, a otras el fútbol y a otras hacer el pino, no hay nada que venga determinado por el sexo con el que naciste.
    ¡Buenas noches!

Comentarios cerrados.