Categorías
Crecimiento personal

El patito feo

Mi hijo tenía la obra de Navidad hoy en el cole donde interpretaban El Patito Feo y mientras que grababa con el móvil uno de esos videos -que raro será que vuelva a ver en mi vida- confieso que me abstraí pensando: menudo timo de historia.

Vamos a ver, el patito feo recibe palo tras palo y lo único que hace es llorar amargamente sus penas hasta que un día mágicamente despierta siendo un cisne.

No dudo que en el interior de todo ser humano se esconda un cisne en potencia, que seamos un diamante en bruto… pero la transformación no ocurre sin poner nada de nuestra parte. Para muchos -entre los que me incluyo- requiere trabajo, introspección, compromiso y algo de fe.

Por suerte hay mucha gente que ha vivido este proceso y que ha escrito sobre ello, gracias a ellos no estarás nunca completamente sólo, pero aun así ni leyendo durante años miles de libros sobre el tema cambiarás el hecho de que llegado un momento toca pasar a la acción, remangarse y comerse el sapo.