Esto es lo que pasa cuando tienes 200.000 fans en Facebook

… esto es lo que recibes de Facebook cuando una de tus páginas alcanza un número importante de fans.

… esto es lo que recibes de Facebook cuando una de tus páginas alcanza un número importante de fans.

Esto lo he recibido por correo…


Esto es lo que me he encontrado al entrar en mi cuenta en Facebook…

 

Esto otro me lo he encontrado en la portada de mi Facebook Page:

 

Este es el documento que tienes que rellenar:


Y esto es lo que recibes por e-mail cuando lo haces…

Esta es la página que he creado en noesmifiestanacional.com:

Ya os contaré si al final me dan de baja la página o no… y bueno, por si a alguien le queda alguna duda «si, estoy en contra de las corridas de toros y esas cosas».

Facebook Pages: Crecimiento espontáneo de fans
Con un poco de publicidad casi cualquier página puede arrancar y alcanzar 100 fans, pero al final lo que nos interesa es que la página alcance un masa crítica de usuarios y a partir de ahí crezca sola…
Páginas en Facebook: Consiguiendo fans!
Resultado de mis experimentos en Facebook: cómo detectar que una página tiene potencial para crecer con rapidez y cuando es evidente que está condenada al fracaso y que es mejor borrarla….
Las Redes Sociales son los Centros Comerciales de Internet
Ahora a ver qué es lo que vas a hacer para intentar no convertirte en el pequeño comercio cuya clientela va menguando día a día y que siempre se queja de los horarios de las grandes superficies….

Facebook Pages: Crecimiento espontáneo de fans

Con un poco de publicidad casi cualquier página puede arrancar y alcanzar 100 fans, pero al final lo que nos interesa es que la página alcance un masa crítica de usuarios y a partir de ahí crezca sola

Con un poco de publicidad casi cualquier página puede arrancar y alcanzar 100 fans, pero al final lo que nos interesa es que la página alcance un masa crítica de usuarios y a partir de ahí crezca sola

espontáneo: Que se produce por si sólo,
sin agentes externos que lo provoquen

Lo curioso es que hay algunas páginas que crecen por si solas y otras que no, y si nuestra página no goza de la bendición del «crecimiento espontaneo» es probable que tengamos que borrarla e intentarlo de nuevo.

Muchos pensaréis que este crecimiento depende de una multitud de factores, pero con el siguiente experimento he comprobado que algo tan sencillo como un cambio en el título de nuestra página puede suponer un cambio radical entre dos páginas con el mismo contenido.

A la izquierda DolceCity Cine y a la derecha Me gusta ir al cine!

Como podéis ver en las estadísticas de abajo una vez detenidos los anuncios la página de la izquierda no crece y la de la derecha sí, de hecho «Me gusta ir al cine!» duplica sus fans en menos de una semana, actualmente tiene 300:

Teniendo en cuenta que las dos páginas tienen casi idéntico contenido: las críticas de Álvaro de cine y algunos trailers… ¿cuál es la explicación? Yo de momento, por éste y otros experimentos similares que he hecho saco dos conclusiones:
  1. Poner en mi primer plano el nombre de una marca no conocida echa para atrás al usuario: la gente huye de lo corporativo, de lo profesional… me suena que algo similar comentaba Eduardo Machón de Panoramio en su ponencia sobre las comunidades y algo similar podemos leer en este otro artículo Social Media is About People, Not Logos
  2. También parece que todas las páginas en las que el usuario al hacerse fan expresa un gusto, afición o creencia tienen más aceptación: así páginas con coletillas como «Me gusta», «Me encanta», «Odio», «Locos por»… tienen más éxito.

Publicando en Twitter desde las Facebook Pages

Facebook ha lanzado una nueva funcionalidad que permite actualizar tu cuenta en Twiiter con las actualizaciones de tu Facebook Page (no de tu profile).

Facebook ha lanzado una nueva funcionalidad que permite actualizar tu cuenta en Twiiter con las actualizaciones de tu Facebook Page (no de tu profile).

Hace un mes decidí crearme una Facebook Page para publicar cosas curiosas: enlaces de ciencia, videos de youtube, fotos interesantes… etc. Estos contenidos ya los venía compartiendo vía Twitter pero me gusta más hacerlo en Facebook porque puedo llegar a mucha más gente: en twitter me siguen 200 personas y en Facebook 3.300.

Además en Facebook es más divertido porque puedes saber si a la gente le ha gustado y me suelo reir mucho con los comentarios. En cualquier caso, con la ayuda de Twitterfeed enlacé el feed del Notas de Facebook a mi cuenta Twitter, asi que cuando publico una entrada en Cosas Curiosas luego el enlace pasa a mi cuenta en Twitter (con errores ortográficos incluidos).

Esta solución -tener cuenta en Twitter y al mismo tiempo una o varias Facebook Pages temáticas conectadas- me parece una muy buena opción que os recomiendo a todos. No obstante tenía una gran limitación, y es que cuando publicaba un video, un enlace o subía una colección de fotos, no se reflejaba en Twitter porque esa parte no disponía de feed y no podía conectarla con Twitterfeed (por si alguien aun no lo sabe Facebook es muy hermético).
Pero hoy mismo en el blog oficial de Facebook han anunciado una nueva funcionalidad que te permite enlazar completamente una o varias Facebook Pages con una cuenta Twitter, asi que ahora es más fácil que nunca montarse algo como lo que yo he hecho:

Este movimiento tiene mucha miga, aunque no os voy a aburrir con mis reflexiones de cómo Facebook en su afán de dominar el mundo va dejando de ser sólo una red social y se va convirtiendo en una plataforma/sistema operativo sobre la que desarrollar en Internet.

Páginas en Facebook: Consiguiendo fans!

Resultado de mis experimentos en Facebook: cómo detectar que una página tiene potencial para crecer con rapidez y cuando es evidente que está condenada al fracaso y que es mejor borrarla.

Resultado de mis experimentos en Facebook: cómo detectar que una página tiene potencial para crecer con rapidez y cuando es evidente que está condenada al fracaso y que es mejor borrarla.

En los últimos meses he estado haciendo innumerables pruebas en Facebook, tantas que casi me da vergüenza confesarlo… durante este tiempo habré creado cerca de dos docenas de páginas y también he gastado dinero en publicidad, bastante teniendo en cuenta que muchas de esas páginas eran sólo experimentos para aprender (349$ en mayo, 546$ en junio y 507$ en julio 2009).

Muchos pensarán que he perdido el tiempo, aunque yo prefiero pensar que he hecho un Master de tres meses en Social Media por 1000 Euros.

Hoy doy por concluido el primer ciclo de mi curso y he despejado la mesa de trabajo borrando la mayoría de esas páginas que había creado, incluyendo la página de mi blog en Facebook que cree en febrero y me he quedado sólo con nueve. La razón es muy sencilla, tengo la plena certeza de que ninguna de las borradas tenían la más mínima posibilidad de conseguir el numero suficiente de fans y si no es para eso… para una empresa, una marca o un proyecto ¿qué sentido tiene estar en Facebook?

Si no vas a conseguir la suficiente masa crítica de personas para generar conversación, movimiento, poder de congregación… es que tu idea ha fallado o el enfoque es erróneo. Aquí una gráfica de una idea que consigue calar en Facebook, de 0 a 150.000 fans en 15 días:

En esta otra página creo que nunca llegué a poner publicidad, la única promoción que se hizo fue recomendarla desde otra página que tenía 1000 fans, la curva de crecimiento es espectacular, superando a los pocos días la cifra de fans de la página recomendadora:

Hay que aclarar que estas páginas no tienen un enfoque lucrativo, curvas así pienso que es muy difícil conseguirlas con una página comercial salvo que seas Obama, U2 o Britney Spears… Estas serían las gráficas de páginas al estilo «Nunca vi a mi profesor de educación física hacer educación física» o «ahora resulta que el Luisma es tonto, no?«. No obstante, esta información nos es útil para conocer donde está el techo de Facebook.

Poner un anuncio es una buena forma de testear si has dado en el clavo con el enfoque de tu página, si al instante no has conseguido 100 fans es que la idea falla o es que el anuncio está mal hecho, o las dos cosas. De ahí que haya necesitado hacer tantas pruebas, porque a veces el anuncio era bueno y la página de destino mala, o a aunque la idea de la página era buena el anuncio no conseguía ser suficientemente eficaz…

Pero tal vez aun más interesante es lo que ocurre cuando desconectas el anuncio: ¿la página ha conseguido inercia? ¿se mantiene en movimiento? ¿sigues consiguiendo fans?

Este el gráfico de una página con un enfoque más comercial…

… se puede ver que hay varios puntos donde la entrada de fans se acelera, coinciden con el momento en el que se han contratado anuncios (dos fines de semana). Pero cuando se desconectan los anuncios se puede observar que la página no deja de crecer y sin duda eso es lo que buscamos, porque hacer crecer una página sólo a base de anuncios es muy caro.

Ahora entiendo porque las televisiones fulminan un programa a los cuatro días de su estreno, porque con la audiencia «conectas» o «no conectas» y en Facebook con una masa de gente tan inmensa no puedes engañarte a ti mismo.
Aquí otro gráfico que parece prometedor para una página semi-comercial:
Y aquí el tipo de imagen que no deseas ver en tus estadísticas de Facebook:
Si la gráfica de tu página es así, bórrala… todo el tiempo que le estés dedicándo lo estás perdiendo, eso esta muerto.La docena de páginas que hace un par de horas he borrado eran todas así, páginas con buen contenido que no consiguen conectar con la audiencia por su enfoque lo que básicamente en este momento se traduce en: título de la página, imagen de cabecera o temática. Por suerte en Facebook puedes detectarlo rápidamente, borrarlas e intentarlo otra vez…

Tal vez ahora el título es lo más importante, entre otras cosas porque Facebook no te deja cambiarlo, supongo que para que el personal no haga la jugada de crear una página popular y luego intentar cambiar su enfoque hacia algo comercial.

Las páginas de Facebook no es sólo cuestión de conseguir muchos fans, luego hay que ver lo que esos fans hacen… como en todo «producto social» uno mezcla una serie de ingredientes que piensa que pueden funcionar, pero luego al final le puede salir un churro que es mejor tirarlo a la papelera.

¿Internet está cambiando?

me fui, porque estaba tan cerca, casi tan cerca, que no puedo ver lo que tengo cerca de mis ojos

Bebe – me fuí

Tal vez no sea yo el más adecuado para valorar si Internet está cambiando o no, yo que me paso todo el día pegado al ordenador, detrás de tres pantallas enormes. Pese a ello me aventuraré a afirmar que sí, yo diría que sí, pero Internet no es que haya cambiado, es que evoluciona constantemente y es tal vez este silencio, el de «la crisis» el que nos permite tener el sosiego suficiente para darnos cuenta de que el niño se ha hecho grande y que ahora está en otra fase (puede que la «del pavo»).

Remontémonos a hace 10 años: desde el punto de vista de la empresa lo interesante de tener una web es que nos permitía conectar con más personas, 365 días al año, 24×7: «nosotros ya hemos cerrado pero puede consultar todos nuestros pisos en nuestra web«. Al final lo que quieres es conectar, darte a conocer, informar… y otras muchas cosas.

Tener webs pasó de ser algo excepcional, a ser algo que todo el mundo quería y terminaba teniendo. ¿Actualizarla? Bueno eso ya eso era otra cosa, la mayoría de las webs no se actualizaban nunca… como eso era tan raro se convirtió en la piedra angular que diferenciaba una web de «una buena web».

«Nosotros actualizamos todos los días, publicamos mucho contenido, siempre hay algo nuevo en portada«. Pero hay pocas empresas que tengan algo que decir todos los días, asi que es frecuente ver en la portada las «Últimas Noticias» que llevan años ahí… No importa porque las webs del 99% de las empresas no las visita nadie, «había que tenerla y se tuvo», pero nada más… y luego hay mucho trabajo que hacer y puede que el único concienciado en la empresa de que «había que tener web» (normalmente el más joven, el hijo del jefe) en un par de años queda ahogado por el quehacer diario y se olvida de tanta innovación.

Estoy hablando de mi, pero en general la gente de Innovación son unos tios que de vez en cuando vienen con cosas raras «que intentan que otros se las pagen» porque ellos de lo que se dice «ingresar»… más bien poco.

Los blogs comerciales, que hablan de coches, música, software, cine, televisión, moda, niños, animales… proliferan, se actualizan a diario y terminan convirtiéndose en los vehículos más eficaces para transmitir la información «de otros». Los primeros que hicieron los deberes con seriedad se hacen con un hueco y con una posición dominante… y detrás de ellos vienen muchos más.

Pienso que había mucha arrogancia (vuelvo a hablar de mi), pero todos nosotros sabíamos que si se quiere hacer algo en Internet habia que tener a los buscadores de tu lado, a Google y que había que generar contenido, posicionarse, convertirte en una referencia en la materia, conseguir enlaces… actualizar a diario: «Una web ¿!En Flash?!… serán idiotas», «¿a cuento de qué viene tanto microsite, cada uno en un dominio independiente?».

Se han creado redes de blogs como churros, han crecido como setas. Ya hay mucho de todo… «espera… ¡no, no! ¡quedan los nichos!». Vale pues eso ahora ya también están cubierto y tenemos un blog para jugadores de poker y otro para amantes del skysurf.

El tráfico en general iba subiendo y todos deseábamos que más y más gente entrara en Internet, que se vendieran más ADSL. Confieso que yo también creía que toda la usuarios nuevos que se fueran incorporando terminarían haciendo lo mismo que los que llegamos antes: buscando contenido que les interesaba, recolectando webs de referencia que les merecieran la pena, dejándose fidelizar.

Y no digo que eso no siga ocurriendo, pero pienso que hay algo que ha cambiado y es el punto de partida. Pienso que hoy en día el punto de partida es la red social: Facebook y para los más jóvenes probablemente Tuenti.

La gente está en Facebook.

Es como en esas películas en las que unos extraños llegan a una ciudad que parece abandonada y resulta que luego todo el mundo está en la Iglesia… y entonces piensas «con que estabais ahí rufianes…». Puede que a las pocas horas esa misma gente esté en el bar (eso no lo sabe nadie) pero hoy está en la Iglesia.

Si tienes planeado vender helados o perritos calientes, puede que lo más conveniente ahora sea un carrito con ruedas, para irlo moviendo de un lado para otro.

Puede que sea el momento de olvidarse definitivamente del ladrillo.