Categorías
Crecimiento personal

Los problemas en mi familia se miden en kilos

Me resulta curioso comprobar que dos de las entradas más populares de este blog siguen siendo «Recuperando la forma física a partir de los 30» y «Un año después y diez kilos menos» en los que relataba mi experiencia perdiendo peso.

Lamentablemente esos artículos son muy antiguos y no reflejan lo que actualmente pienso sobre los problemas relacionados con el peso, tanto al alza como a la baja.

Ahora creo que todo tiene más que ver con ese quote de la mítica película Million Dollar Baby: «Trouble in my family comes by the pound«… que creo que al español se tradujo más o menos como «En mi familia los problemas se miden en kilos».

O dicho de otra manera, en muchas ocasiones el peso no es más que una somatización.

Es «otro problema» el que te hace comer de más o el que te cierra el estómago y te impide comer lo suficiente… y como consecuencia de ello engordas o te quedas demasiado delgado. Si ese problema desaparece o tomas conciencia de él y aprendes a sobrellevarlo de una manera más saludable tu peso vuelve a regularse por si solo.

Por supuesto que si aplicas una disciplina férrea controlando minuciosamente lo que te metes en la boca o matándote a cardio en el gym tu peso sufrirá variaciones pero ¿no debería bastar con comer cuando tenemos hambre y dejar de hacerlo cuando estamos saciados?

Yo actualmente peso unos 73 y creo que todavía me sobran algunos kilos… pero ya no me molesto en restringir mi dieta y si voy al campo los fines de semana no es para quemar calorías. Mi foco está centrado en vencer mis miedos, liberarme de la vergüenza, vivir acorde a mis principios… y otras muchas cosas que quedarían englobadas dentro del CRECIMIENTO PERSONAL y tengo el convencimiento de que «mi peso ideal» es algo que vendrá después como consecuencia de todo ello.

Es más creo que según me vaya acercando a ese estado mental y vibracional al que aspiro el dichoso numerito de la balanza me la traerá al pairo.

Categorías
y otros...

Cuerpos al sol

Suelo caracterizarme por llegar a conclusiones de perogrullo que sin embargo para mi resultan totalmente reveladoras. Por ejemplo este verano fruto de mis horas pensativas sentado en la orilla de la playa viendo a gente pasar al tiempo que vigilo que mis hijos no se ahogan, me he dado cuenta de lo distintos que son los cuerpos humanos.

Por alguna razón un servidor tiene la idea del cuerpo clásico dibujada en su mente, por poner un ejemplo el David de Miguel Angel:

Sin embargo después de ver cientos, tal vez miles de personas pasar delante mío ligeras de ropa (¿os he contado ya que no veraneo en el Norte?) apenas me he topado con cuatro o cinco cuerpos que respondan ligéramente a esa belleza clásica.

Lo sorprendente es que alguien como yo que presta mucha atención a estos temas no se hubiera dado cuenta antes y ha tenido que ser a los 43 años cumplidos cuando he alcanzado esta conclusión liberadora.

Tal vez antes estaba demasiado obsesionado con mi idea mental del cuerpo perfecto y cómo el mío se distanciaba de él, de nuevo los árboles no me dejaban ver el bosque.

Es la ropa la que en cierta manera nos homogeneiza, en el hombre por ejemplo la chaqueta armoniza la forma de la espalda, disimula la barriga, ensancha los hombros… viéndonos vestidos uno podría pensar que sólo en la cara residen nuestra diferencias, pero en la playa te das cuenta que todo nuestro cuerpo se desarrolla en una innumerable combinación de acabados.

Más allá de intentar mantenernos sanos, funcionales en relación a nuestra edad y con unos niveles de grasa dentro de rangos saludables (búsquese en google `perímetro abdominal´) cualquier otro tipo de obsesión corporal tiene poco sentido.

¡Ahí dejo eso! Ya veis que estoy sembrao…

Mi lucha por dormir bien

Ya te he hablado por aquí que tengo problemas con el sueño, es algo que llevo arrastrando desde hace años y que mina mis fuerzas durante todo el día. La diferencia es que ahora que mis hijos (4 y 6 años) ya duermen bien no puedo echarles la culpa de mis develos… asi que todo gira entorno a mi (como diría mi peque: es todo tu culpa papá). ¿Será cosa de la mente?, ¿le daré muchas vueltas a las cosas?… lo cierto es que los fines de semana duermo mejor y cierto es que tengo algunas preocupaciones que me rondan la cabeza… pero tampoco es para tanto.

Por ponerte en contexto en mi casa todos se van a la cama no más tarde de las 21:30 y a partir de esa hora ya no se puede hacer ningún ruido…  Así que yo me metía en la cama y esperaba a que me entrara el sueño a base de horas de YouTube y Netflix. Como esa rutina me parecía una soberana pérdida de tiempo y además no me libraba de posteriores desvelos nocturnos probé algo nuevo y más disciplinado (que por cierto vi en YouTube): levantarme a las 4:30 todos los días, incluso fines de semana.

Esto viene de las rutinas militares, popularizadas para la vida civil por este angelito… el Navy Seal Jacko Willink:

Lo del madrugón lo estuve haciendo durante unos diez días y la verdad es que no costaba tanto, probablemente porque como duermo mal levantarme de la cama es casi un alivio. YouTube está plagado de videos de «cómo levantame a las 4:30 me cambio la vida» y similares… todo un poco exagerado, yo lo que sí noté es que por fin tenía tiempo para estudiar y básicamente a eso me estuve dedicando esos días de 4:30 a 6:30.

Lo bueno de ese método es que a las 21:30 estás tan agotado que sólo te apetece meterte en la cama, ni Netflix, ni HBO, ni YouTube… No obstante pese al cansancio la nueva rutina seguía teniendo un fallo y es que yo me seguía despertando entorno a la 1 de la madrugada y me podía quedar dando vueltas en la cama durante una hora antes de volverme a dormir.

Así que esta semana he vuelto a hacer un cambio de rutina. Me acuesto pronto, entorno a las 21:00-22:00… y cuando me despierto a eso de las 12:00-01:00, me levanto, me voy a la cocina y me pongo a estudiar. Para mi sorpresa estoy lúcido, despejado y puedo estar casi dos horas estudiando antes de empezar a bostezar… en ese momento (entorno a las 2:30-3:00) regreso a la cama y me duermo hasta las 6:00 ó 7:00 según lo que me deje mi hijo.

En definitiva que duermo en dos tandas, ya no pierdo el tiempo viendo Netflix, tengo tiempo para estudiar y de momento estoy bastante bien. Pero la pregunta es ¿por qué no puedo dormir del tirón como mi mujer y otros humanos? Pues resulta que este artículo publicado en el Confidencial me dice que no soy tan raro:

En la década de los 90 el psiquiatra Thomas Wehr realizó un experimento para demostrarlo. Dejó a oscuras a un grupo de personas 14 horas diarias durante un mes. A la cuarta semana los individuos habían adquirido un patrón de sueño muy diferente al estipulado: primero dormían durante cuatro horas y luego se despertaban durante una o dos antes de caer en otro sueño de cuatro horas, según publica la BBC.

Puede ser que el nuevo ritmo de vida impuesto por «una casa que se apaga no más tarde de las 22:00» fuera la causa de que se alterara mi patrón de sueño, como en el experimento… y todos estos años básicamente lo que he estado haciendo es luchar contra lo que me pedía el cuerpo.

Por ahora la cosa va bien, ya veremos…

Hazte unas selfies en bañador

Permiteme que te de un consejo aprovechando que aun estamos en Septiembre y todavía se puede disfrutar de algunos días de piscina… antes de que termine el veranos ponte un bañador que te siente bien -si eres chica mejor un bikini que deje poco lugar a la imaginación- ponte pegado a una pared y pide a alguien de confianza que te haga tres fotos: frente, perfil y espalda.

Verano de sol, ayuno intermitente y stomach vacuum

Me resulta curioso que todavía reciba felicitaciones por una entrada que escribí en el 2010 `Recuperando la forma física a partir de los 30´ cuando algunas (no todas) de las ideas que expuse ahí las considero completamente superadas e incluso erróneas.