Windows en un MacBook con VMWare Fusion 6

Las últimas 64 horas han sido muy intensas hasta que he conseguido configurar mi nuevo MacBook Pro con Windows, os cuento como me lo he montado…

Llevo más de 6 días sin publicar nada en el blog, así que esta semana no voy a conseguir ser un HiperBlogger – 3 entradas semanales – como era mi intención (por cierto que me he apuntado a la comunidad de Iron Blogger). Pero tengo una buenísima excusa porque he estado aprendiendo un montón de cosas nuevas con mi nuevo MacBook Pro que me entregaron el 2 de Enero.

Como ya comenté para mi es esencial poder tener Windows en el portátil ya que necesito IIS para poder disponer de un entorno de pruebas en aplicaciones webs que tenemos desarrolladas en ASP… la opción más sencilla seria optar por un dual-boot y elegir arrancar en Windows o en Mac según las necesidades del trabajo que tenga que desarrollar. Pero esa solución no me convencía porque ya lo probé con mi antiguo VAIO en el que tenía instalado Ubuntu además de Windows… y al final uno termina acomodándose y siempre arranca con lo más fácil: Windows, con lo que mi intención de aprender un SO nuevo se vio mermada.

El motivo fundamente por el que me he comprado un Mac es para forzarme a aprender cosas nuevas y asi mantener las neuronas vivas, si al final lo utilizo para correr sólo Windows 8 que es lo mismo que ya tengo en la oficina habré fracasado.

Así que VMWare Fusion 6 acudió a mi rescate, con él puedo crearme una máquina virtual dentro del propio Maverick en la que instalo Windows… no es del todo ideal porque la batería se gasta con muchísima más rapidez, pero aun así merece la pena porque no salgo del Mac OS. La instalación tuvo su aquel, al parecer lo más sencillo es importarse Windows directamente desde otro ordenador, por ejemplo mi desktop en la oficina, pero el MacBook no te llega con conexión de red Ethernet incluida (se tiene que comprar un adaptador a parte) no pude conectar los dos ordenadores por cable y aunque podía acceder a la red Wifi de la empresa ésta se encuentra por seguridad en una subred aislada de la LAN de los ordenadores conectados por cable, con lo que los dos equipos no eran capaces de comunicarse… la única solución que encontré fue instalar Windows 8 con el CD de instalación, pero el MacBook tampoco trae un lector de CD/DVD incorporado (se puede comprar a parte como una unidad externa USB). Así que con la tontería me quede totalmente bloqueado, menos mal que mi cuñado Barry tenía una unidad de esas y vino a mi rescate.

Todos estos apuros y retrasos me dieron la oportunidad de ir pensando cual sería la configuración perfecta de mi mac multi-OS. Finalmente decidí  que lo mejor era instalar lo mínimo posible en la instancia de Windows, al final le instalé:

  • Internet Information Service (IIS) – para servir las páginas webs en ASP
  • MySQL ODBC Connector
  • Internet Explorer + Firefox + Chrome
  • Office 2003

Todo ello corre perfectamente en una instancia pequeña que sólo requiere 2Gb de RAM. Por otra parte en el Mac, ya fuera de la instancia, tengo instalado o configurado el resto de cosas que necesitamos para el desarrollo de las aplicaciones web:

  • Apache – Para correr el resto de webs que no requieren IIS
  • MacVim – Editor de texto para programar
  • Git – para gestionar los repositorios de las webs
  • SQL Yog (corriendo en Wine) – para gestionar las bases de datos
  • FileZilla – Sustituyendo al CuteFTP que utilizo en Windows
  • Las propias webs – A ellas accede IIS por los accesos que configura VMWare
  • Microsoft Remote Desktop – Para conectarme al ordenador del trabajo
  • Conexiones VPN
  • Firefox como navegador secundario alternativo a Safari
  • Evernote + Skitch – Con lo que gestionamos las tareas en la empresa
  • Skype – Que es lo que utilizamos para el Pair Programming.

¿Acaso es tan importante donde está cada cosa? Con la funcionalidad Unity de VMWare las aplicaciones de Mac y Windows coexisten como iguales, estéticamente alguien ajeno a la instalación no se daría cuenta de si está utilizando una aplicación Mac o Windows… pero por detrás hay un coste muy palpable: la batería dura la mitad cuando la instancia de Windows está corriendo, por lo que lo suyo es encenderla sólo cuando vaya a trabajar con algo que lo requiere.

Por ejemplo si estoy haciendo algún cambio en una página que funciona con MySQL, Apache y PHP… ahora no necesitaría tener en marcha la instancia de Windows para nada, con lo que la batería me duraría muchísimo más.

Para que todo funcione mejor en mi instalación de Windows he hecho lo siguiente:

  • He desinstalado todo lo que no necesito, para que consuma menos, incluido el antivirus… ya que para navegar por las webs que nosotros mismos hemos programado no lo necesito.
  • He desvinculado el login de mi cuenta de Microsoft y he deshabilitado el acceso con contraseña, de esta manera arranca mucho más rápido.
  • Para que Unity funcione mucho mejor también configure Windows para que arranque en el Escritorio en lugar de en la pantalla de Metro.
  • Algo imprescindible es decirle a VMWare que no aplique la resolución de pantalla retina a la instancia de Windows si no se ve todo tan pequeño que no se puede trabar.
  • Por último, para conservar la funcionalidad de dividir las pantallas con la teclas Windows + cursos a los lados, me compré Magnet para Mac.

Creo que hasta el momento eso es todo lo que he hecho, cualquier sugerencia adicional para mejorar mi configuración será bienvenida en los comentarios.

Please droids, do my job…

El otro día estuve en una reunión con los usuarios de una aplicación que desarrollamos hace años y que ahora se va a sustituir por una aplicación corporativa. Hasta la fecha nunca había tenido oportunidad de hablar con ellos y escuchar como usaban nuestra aplicación, algo que me sorprendió fue la cantidad de tareas manuales automatizables que realizaban; por poner un ejemplo, todas las mañanas copiaban varios listados generados en pantalla por la aplicación y los pegaban en un excel. Calculo que esa tarea llevaría diariamente unos 15 minutos a alguien, lo que multiplicado por 365 dias y por 4 años son unos 21.900 minutos ó 365 horas ó 45,6 jornadas laborables de 8 horas.

Es decir, alguien estos últimos 4 años había invertido 45 días en hacer una tarea que fácilmente se podía haber programado, al fin y al cabo sólo suponía ejecutar unas cuantas SQL  en la base de datos, volcar su resultado a una tabla intermedia, exportar los datos a un fichero CSV y adjuntarlo a un correo electrónico. Luego un cron podría haber ejecutado el proceso puntualmente todos los días a una hora determinada.

Por dentro me echaba las manos a la cabeza… sobre todo porque esto no era ni mucho menos una excepción. Me preguntaba por qué nadie nos había trasladado la necesidad de esa mejora condenando a una persona a hacer algo que podría haber realizado eficientemente un robot. En otro momento de la reunión la respuesta a mi pregunta llegó: las personas de cuyo trabajo dependen todas estas manualidades, no son las más propensas a proponer automatizaciones… más aun con la que está cayendo.

Yo me puedo sentir mi orgulloso de mi trabajo como ahorrador de tiempo profesional simplificando, optimizando y automatizando procesos manuales, pero no puedo negar que mi trabajo destruye minutos, horas, jornadas y en última instancia empleos enteros.

Si no lo hiciera yo, otro lo haría, es un proceso inevitable… y como diría Jeff Bezos «complaining is not a stategy«, por mucho que digan los políticos que esos `unskilled jobs´ desaparecerán pero que se crearán nuevos puestos de trabajo más cualificados,  todos somos conscientes de que no se van a destruir y crear puestos en la misma proporción.

Nuestro mundo actual tiene que colapsar sobre si mismo para renacer mejorado y lo único que podemos hacer es acostumbrarnos al cambio constante, a que nos roben el queso muchas veces a lo largo de nuestra vida, a que el suelo firme se convierta en arenas movedizas bajo nuestros pies y tengamos que escapar arrastrándonos por el fango, para luego lavarnos la cara y volver a la lucha.

No hay que tener miedo, gritar conmigo `Please droids, do my job!!!´

Es que no necesitas un PC necesitas una tablet

Llego a través del Flipboard de Enrique Dans al siguiente gráfico:

Siempre que veo estos gráficos pienso en las palabras de Steve Jobs en el D8 de 2010

When we were an agrarian nation, all cars were trucks, because that’s what you needed on the farm, but as vehicles started to be used in the urban centers, cars got more popular. Innovations like automatic transmission and power steering and things that you didn’t care about in a truck as much started to become paramount in cars. … PCs are going to be like trucks. They’re still going to be around, they’re still going to have a lot of value, but they’re going to be used by one out of X people.

Y es que cuando un amigo o familiar me pide consejo sobre su próximo PC o portátil yo intento casi siempre redirigirlo hacia la compra de un tablet tipo iPad o mini-iPad (el que uso yo)… si eso falla, porque tienen necesidad de imprimir, escribir mucho o algo similar… entonces les recomiendo un Surface de Microsoft y ya si eso no les vale entonces un portátil.

Los nuevos productos de BBVA… por cierto ya me funciona BBVA Wallet!

El BBVA está lanzando un montón de nuevos productos de la "era digital" muy en linea con el artículo que recientemente publicaba su Presidente en el Financial Times.

El BBVA está lanzando un montón de nuevos productos de la «era digital» muy en linea con el artículo que recientemente publicaba su Presidente en el Financial Times.

Some bankers and analyst think that Google, Facebook, Amazon or the like will not fully enter a highly regulated, low-margin business such as banking. I disagree. What is more, I think banks that are not prepared for such new competitors face certain death

Banks must take on Amazon and Google or die
2 Diciembre 2013 – FINANCIAL TIMES by Francisco González

Los interesados se pueden dar un paseo por BBVA móvil para descubrir como el banco dispone de aplicaciones móviles (por lo general de excelente calidad) en todas las principales plataformas, incluyendo Blackberry, Windows Phone y Windows 8.

Para los que todavía no son clientes pueden echar un vistazo a Wizzo que les permitirá crearse una tarjeta prepago virtual «on-the-fly» con apenas un nombre, un DNI y un teléfono móvil como únicos datos. Lo más curioso es que puedes solicitar a otras personas que recarguen tu tarjeta, para lo cual reciben una URL que les enlaza con el TPV Virtual de BBVA con lo que pueden utilizar cualquier tarjeta para la recarga. También se puede solicitar que te envien a casa gratis la tarjeta en plástico en formato contactless y una pegatina contactless para pegar en tu móvil.

Y si ya eres cliente no dudes en probar BBVA Wallet:

Por cierto que con esta última aplicación tuve un problemilla, cuando me intentaba loguear el sistema se quedaba pensando eternamente «Personalizando tu cartera». Esto era lo que veía:

Al final descrubrí por mis propios medios que tenía que entrar en bbva.es y activar en mi tarjeta la opción de «Consultar online» y «Operar online» y… ¡bingo, ya funciona!

PS4 y Xbox One… y una predisposición infiel

Mi PS4 reservada en Julio está a la vuelta de la esquina, hoy en GAME me dijeron que probablemente la pueda recoger este mismo jueves a eso de las 22:00. ¿Por qué traiciono a Microsoft / Xbox?

Mi PS4 reservada en Julio está a la vuelta de la esquina, hoy en GAME me dijeron que probablemente la pueda recoger este mismo jueves a eso de las 22:00. ¿Por qué traiciono a Microsoft / Xbox?

Varios posts he publicado por aquí sobre el ecosistema Xbox con cuya evolución estoy muy satisfecho, pese a lo cual mi experiencia con la próxima generación de consolas se la voy a confiar a PlayStation. ¿Por qué? Creo que simplemente por cambiar, tuve una PS2, luego una Xbox360 y ahora vuelvo a la PS4.

Curiosamente mi sobrino en el último momento ha decido serle infiel a PlayStation y comprarse la Xbox One… creo que simplemente a veces nos gusta cambiar, aunque no sea muy razonable.