Viaje a Ginebra: caro, bonito y también gratis

Este fin de semana hicimos un viaje relámpago a Ginebra, nos fuimos el viernes por la tarde y volvimos 48 horas después, aquí algunos detalles curiosos…

Este fin de semana hicimos un viaje relámpago a Ginebra, nos fuimos el viernes por la tarde y volvimos 48 horas después, aquí algunos detalles curiosos…

Todo el mundo me había avisado que Ginebra era un sitio bastante caro, como se puede esperar de cualquier lugar donde hasta los relojes de pared son Rolex:

Cierto es que ninguna comida bajó de los 25 euros/persona, pero mi sensación fue que salvo por la comida tuvimos que pagar por pocas cosas ya que nada más aterrizar puedes obtener de un expendedor automático un ticket que te permite usar el transporte público gratis durante 80 minutos y ya en el hotel te dan otro ticket que con el que puedes disfrutar del transporte público dentro de Ginebra totalmente gratis durante toda tu estancia.

En el aeropuerto también había por supuesto WIFI gratis.

Asi que por Ginebra nos movimos sin pagar un franco y hasta nos cubría el trayecto hacia el CERN que está en el extraradio, por esa visita tampoco tuvimos que pagar nada (y valió exactamente lo que pagamos por ella. nota mental: si no quieres que la visita consista sólo en visionar unos videos que puedes ver perfectamente en tu propia casa pregunta por la visita larga que dura 4 horas).

En general parece que en Ginebra utilizan mucho el reclamo de lo gratuito para enganchar a los clientes, uno se siente agradecido por el que te regala algo y es como que luego te duele menos cuando te clavan después:

En mi breve estancia también me llamó la atención el sistema que tienen en los semáforos para los ciegos que me pareció mucho mejor que el que tenemos en Madrid: en lugar de que los semáforos emitan una molesta señal acústica cuando están en verde, todos ellos disponen de unos aparatitos a la altura de la mano que vibran y además tienen forma de flecha con lo que el invidente sabe en qué dirección puede caminar con seguridad.

Otra curiosidad es que en algunos restaurantes pides tu comida, la pagas y luego te avisan cuando ya está preparada para que la vayas a recoger, en un sitio donde estuvimos esto lo hacían con una pantalla electrónica donde iban pasando los números de los pedidos y en otro -más moderno aun- te daban un aparatito de plástico que parpadeaba cuando tu pizza estaba lista. Ahora que lo pienso esto tambien lo he visto en algunos establecimientos en Madrid, pero yo lo cuento de todas maneras como si fuera lo más nuevo del mundo mundial.

En definitiva un lugar curioso para visitar y pasar un fin de semana agradable, sobre todo si vas bien acompañado como fui yo.

Mis 5 sitios favoritos, hasta la fecha…

El Sr. Moli nos propone para esta semana escribir sobre cinco lugares espectaculares o que simplemente nos han gustado. Aquí voy yo con los mios…

El Sr. Moli nos propone para esta semana escribir sobre cinco lugares espectaculares o que simplemente nos han gustado. Aquí voy yo con los mios…

Mi Benidorm

Empiezo por este para que comprobéis que soy una persona `de mundo´ y os hagáis una idea de lo que puede llegar más adelante. No entiendo muy bien por qué hay tanta gente que le tiene manía a esta ciudad, hasta Almodovar -máximo exponente del `buen gusto´- se atreve a criticarla y utilizar con caracter despectivo el término benidorniano. Me alegró mucho leer el año pasado uno de los pocos artículos positivos sobre Benidorm que incluso defiende su modelo urbanístico por eficiente y ecológico.

Irlanda en general y los Cliffs of Mohan en particular

Tal vez uno de los sitios que más he visitado… creo que he estado cuatro veranos en Cork en casa de mi querida familia irlandesa y seis meses viviendo en Dublín, terminando el último año de la carrera.

Recuerdo con especial cariño el viaje que organizamos varios chicos de la residencia y mi amigo Peyman, las visita a los espectaculares acantilados de Mohan y el porrón de fotos que hice, muchas de ellas decoran ahora mi oficina.

Nueva York y la visita a las Torres Gemelas

Hay algo más poético que el añorar un lugar que ya nunca podrás volver a visitar porque dejó de existir… Nueva York es la ciudad en la que me gustaría vivir una larga temporada, simplemente me enamoré de ella.

Cualquier seguidor de Fringe sabe que las torres gemelas siguen en pie allí donde vive William Bell el Presidente de Massive Dynamics, asi que aun podemos visitarlas.

Buceando en el Mar Rojo y el peceo del Thistlegorm

Recuerdo este viaje después de una época un tanto convulsa de mi vida, justo antes de que nos metiéramos con todo el proyecto blue… y que comenzaran mis veranos atados a un conexión 3G y a la necesidad de una IP Fija. Es la última vez que sali de España y ya hace más de cuatro años. Pasamos una semana en un barco haciendo unas cuatro o cinco inmersiones al día, en lugares espectaculares… después pase un día en El Cairo visitando las famosas pirámides.

Y nos falta un quinto… uhmmm

No sé cual es mi quinto sitio favorito porque todavía no he estado en él, aunque sé a ciencia cierta con quién me gustaría visitarlo. Espero que haya muchos `quintos´… tantos que desbanquen a algunos de los de arriba (salvo a Benidorm).

Pecios del Mar Rojo: Ruta Norte

Un nueva foto en la cabecera, en esta ocasión un barco hundido, probablemente viajaba de noche cuando chocó contra el arrecife coralino. Uno de tantos que yacen en el Mar Rojo:

  • Algunos míticos como el británico Thistlegorm hundido durante la II Guerra Mundial en una noche de 1941. Sus 131 metros de eslora y sus 9.000 toneladas de peso, descansan en un fondo de arena en el arrecife Shaab. Su proa a 16 metros de profundidad y la popa a 31. El destino soñado de cualquier buceador.
  • A algo más de profundidad, uno 29 metros, el Duraven hundido en 1876 y descubierto de manera casual en 1977 a escasas 7 millas de Ras Mohamed, en un arrecife llamado Shaáb Mahmoud.

Teniendo en cuenta que hoy en día hay bombas en todas partes merece la pena correr el riesgo de viajar al Cairo y embarcarse en Sharm El Seikh para bucear en aquellos arrecifes y ver cosas como las que fotografiaron compañeros de viaje: Carlos Suárez y algunos otros.

Nosotros hicimos la Ruta Norte, una semana en un barco a una media de cuatro inmersiones al día, tres diurnas y una nocturna, en arrecifes impresionantes:

  • Anemone, Shark y Yolanda Reef
  • Jackson Reef
  • Thomas Reef

Un viaje inolvidable organizado por Abando Dive Travel y CPD.