Aprobando un examen… 20 años después

El último curso de mi carrera lo estudié en Irlanda y fue en el año 1999. En otras circunstancias me habría quedado ahí trabajando durante el verano para seguirle dando caña al inglés… pero yo quería volverme a Madrid porque nacía Félix, mi primer sobrino y qué clase de mejor-tío-del-mundo pretendía ser si no hubiera estado presente el día de su nacimiento.

1999 fue también el año en que se estrenó Matrix… una película que me impactó tanto que fue el germen de mi pseudónimo en Internet: fermatrix.

También fue el año que oficialmente me incorporé al mundo laboral a jornada completa. Desde todo aquello ya han pasado 20 años, los mismos que llevaba yo sin hacer un examen de esos en los que te pueden catear.

Pero hoy por fin me presenté para conseguir la certificación de AWS Certified Solution Architect y he aprobado. Un pequeño paso seguramente para alguien que acaba de terminar la carrera y está acostumbrado a estudiar pero que mí me ha costado horrores pese a llevar más de diez años haciendo mis pinitos con Amazon Web Services y el Cloud Computing.

Lo más difícil ha sido conseguir las horas necesarias para poder estudiar: por aquí os contaba hace ya un año que hasta estuve un par de semanas despertándome a las 4:30 para sacar una par de horitas de madrugada… y que todo iba bien hasta que mi hijo se aprendió el truco y se empezó a despertar conmigo.

El último empujón se lo debo a mi mujer que se llevó a los niños este puente para visitar a sus padres y que me dejó en Madrid en modo rodriguez-opositor: cuatro días intensivos hincando los codos, como en aquellas gloriosas semanas de «exámenes parciales» en la carrera.

Puede que no te lo creas, pero lo que más me gratifica de haberme sacado esta certificación es poder decirle a todos mis compañeros de trabajo: si yo lo he hecho, tú puedes hacerlo... y por fin predicar con el ejemplo.

Por supuesto ya tengo en mente el siguiente reto.

Gracias a mi héroe personal Juanin, que siempre ha sido una inspiración para mí y al que le llevo envidiando sanamente desde el día que él se saco su certificación.

Convirtiendo mi blog en una newsletter

Como sabes el mes pasado te comenté que ya no quería tener sólo un blog y que quería explorar nuevas vías de comunicación publicando también en formato video. Desde esa fecha he estado comprando el equipo que necesito para este nuevo reto e incluso he intentado contagiar mi genial idea a algunos amigos (con escaso éxito). La rueda está por tanto en marcha… y aunque sólo sea por dignidad antes o después conseguiré publicar mi primer video.

No obstante, desde ese anuncio me he dado cuenta de que tampoco tiene sentido convertir todas mis futuras entradas del blog en videos, no todo se explica mejor con imágenes y sonido. A veces, ni siquiera escribo para que tú me entiendas sino para entenderme a mi mismo.

Tiene sentido por tanto seguir publicando por escrito algunas cosas, pero de manera diferente ya que aunque puede resultar un poco absurdo cada vez me resulta más incómodo que cualquier desconocido pueda entrar en mi blog a través de un resultado de búsqueda en Google y se ponga a leer algo que escribí hace cinco años, con lo que a veces ni yo estoy de acuerdo en la actualidad.

En definitiva, mi blog ya no va a seguir siendo público, si quieres seguir leyéndome te invito a que te suscribas por correo electrónico a mi newsletter haciendo click aquí, así recibirás mis nuevos artículos directamente en tu bandeja de correo.

Gracias por el tiempo que hemos compartido juntos.

PD – Si ya estabas subscrito por correo, ¡no hace falta que te suscribas de nuevo!. Según las estadísticas de Feedburner tengo 1.038 subscriptores en este momento, de los cuales 520 han verificado su correo electrónico… asi que si eres uno de ellos no tienes que hacer nada.

2016, el año en que dejé de ser blogger

No hay que ser muy observador para comprobar que tengo el blog bastante abandonado, pese a que tengo muchos temas que me rondan la cabeza y me gustaría compartir contigo. Sin embargo es evidente que de aquí a unos meses… algo falla.

Continuar leyendo «2016, el año en que dejé de ser blogger»

Construyendo en la casa del vecino

Hace unos años yo me dejaba ensimismar por la imagen de la gran empresa, por las oficinas de diseño en las mejores calles de la capital, por las hileras de mesas repletas de personal cualificado… pero con el tiempo he descubierto que las empresas son mucho más frágiles de lo que imaginamos y están sometidas a presiones, cambios de rumbo, movimientos en su dirección, nuevas estrategias… y en definitiva todo lo necesario para asegurar su supervivencia.

Continuar leyendo «Construyendo en la casa del vecino»

Escribiendo en ninja.es sobre Trading

Tú no lo sabes pero yo te respeto y pienso mucho en tí… por eso antes de embarcarme en un nuevo proyecto personal dedico un tiempo a pensar si la nueva temática te puede interesar y si mi blog es el mejor sitio donde desarrollarla. Por eso hace unas semanas cuando decidí que quería empezar a escribir sobre TRADING también decidí que mi blog no es el lugar más adecuado donde hacerlo.

Continuar leyendo «Escribiendo en ninja.es sobre Trading»