Una pareja `one team´

Son las doce de la noche y mi hijo lleva dos horas tosiendo en la cama. Mi mujer lo ha probado todo: que si el vasito de agua, que si darle pecho, que si incorporarlo, cambiarle la almohada, moverlo a otra cama… por supuesto la cebolla hace tiempo que está cortada en la mesilla; pero él no para de toser y lo único que consigue calmarlo es que lo paseen.

Continuar leyendo

Amnesia y optimismo: las claves para un matrimonio feliz

La famosa vuelta al cole ha sido dura, para empezar mi hija Beca con tres años y medio empezaba el “cole de mayores” y para nosotros ha sido un auténtico shock pasar de la entrañable guardería de debajo de casa a un macro-centro con cinco clases por curso y con cursos hasta COU (que ya sé que ya no lo llaman así, pero a mi me da igual). Por suerte ella se lo ha tomado genial y ya adora a su profe Jessica a la cual da unos abrazos enormes nada más entrar a clase. Era de esperar porque mi hija venía ya curtida después de empezar en la guarde con seis meses, cosa de lo que me arrepiento pero eso da para otra historia.

Continuar leyendo

A mí se me pasó el arroz

No sé como hablar de esto sin ofender a nadie, así que voy a hacerlo desde mi propia experiencia: a mi se me pasó el arroz. Ya sé que esa es una expresión que parece estar reservada a las mujeres, por su reloj biológico, la fertilidad con fecha de caducidad y todas esas injusticias de la vida… pero sinceramente a mi también se me pasó el arroz: camino de los 35 años, sin ninguna relación desde hace años y con el trabajo como único hobby y principal ocupación.

Continuar leyendo

Con mucho menos tiempo que dinero

Para mi ha sido toda una revelación el darme cuenta de que en este momento de mi vida tengo mucho menos tiempo que dinero, probablemente a ti te pase algo muy similar. Y no es que nos sobre el dinero, aunque tanto a mi mujer como a mi nos han educado en el noble arte de preservar un “colchoncito” tampoco es que vayamos sobrados, y la vuelta al cole y las facturas de Gas Natural nos dejan a veces tiritando… pero es que de tiempo vamos mucho peor.

Continuar leyendo

Si me estuviera tomando un café contigo…

En las últimas semanas nuestras horarios familiares han cambiado por completo, parece mentira como algo tan aparentemente inocente como el traslado del centro de trabajo de mi mujer puede arrastrar toda una serie de reacciones en cadena que nos han afectado a todos los miembros de nuestra pequeña familia.

Continuar leyendo