Categorías
Mis historias

42 latas de mejillones al natural

El jueves pasado estuvo Pablo «el Faro» de visita fugaz por Madrid y se pasó por mi casa, yo le ofrecí mejillones de aperitivo… y mi mujer no dudó en aprovechar la oportunidad para comentar con cierta sorna «sí, eso… ofrécele mejillones que aun nos deben quedar de las 42 latas que compraste«.

Categorías
Mis historias

El ambiente obesogénico y nuestros hijos

Halloween está a la vuelta de la esquina, la guardería de mi hija ya hace tiempo que está decorada con motivos fantasmagóricos, el viernes toca ir disfrazado a clase y dar muchos sustos.  Todos sabemos que hace unos años esta fiesta no existía en España, la han conseguido traer desde EE.UU…. junto con alguna otra cosa que da un más miedo: la obesidad infantil.

Categorías
Mis historias

Un año después y 10 kilos menos

Ahora que ya entramos en Septiembre y que la presión por la operación bikini ha pasado puede que no sea el mejor momento para publicar esta entrada… sin embargo fue el año pasado aproximadamente por estas fechas tras volver de vacaciones con dos kilos más de lo habitual (85 kg) cuando me di cuenta de que algo debía estar haciendo mal porque año a año no dejaba de engordar cada vez un poquito más.

Categorías
Mis historias

Yo era muy delgado hasta que me cambió el metabolismo

¿Habéis escuchado antes esta frase? Es una de esas historias que se repiten una y otra vez en los gimnasios junto con la descripción pormenorizada de todas las proezas gimnásticas cosechadas por el individuo en cuestión durante su juventud: que si en la Universidad yo corría 10 kilómetros todas las mañanas, que si en la mili yo pesaba tanto y comía un montón, que si fui campeón de atletismo… hasta que me cambió el metabolismo, ahí es donde se torció la cosa.

Categorías
Mis historias

La sociedad super-size y las bolsas de gusanitos

La mayoría de los humanos no somos especialmente buenos a la hora de detectar la sensación de estar «saciados» o lo que es igual «ya has comido suficiente, deja de comer». De pequeños nos enseñaban a que uno ha terminado de comer cuando ha vaciado el plato que le han servido, así que no tienes que pensar mucho, si aun hay comida en el plato tienes que seguir comiendo.