Categorías
Mis historias

Una reflexión light sobre peluquerías y mujeres desnudas

Cada vez que mando una entrada de estas profundas como ¿Quién te crees que eres? o Ram Dass, ¿cómo nos podemos querer más a nosotros mismos? pierdo unos cuantos suscriptores, empecé con más de 500 y ahora me quedan 484… por lo que el objetivo de la entrada de hoy es simplemente escribir sin perder ninguno más.

Peluqueros de todo el mundo os voy a dar unos trucos de marketing: no le digáis a ningún cliente que está perdiendo pelo o que tiene muchas canas, es una mala estrategia comercial.

En general comenzar una interacción con fines comerciales indicándole sus defectos al cliente no es buena idea. La gente va a la peluquería a relajarse y sobre todo a salir de ahí sintiéndose más guapo que cuando entró.

Si la chica que te lava el pelo es la esteticien que al tiempo que te masajea el cuero cabelludo te dice que tienes puntos negros en la cara y que deberías hacerte una limpieza de cutis –qué curiosamente es a lo que ella se dedica–… pues estás rompiendo un momento SACROSANTO de la peluquería.

Seguro que recordaréis lo que Jesús hizo con los mercaderes del Templo… los tuvo que expulsar a zurriagazos:

Si cuando te sientas a cortarte el pelo a mitad de la operación te empiezan a inspeccionar la coronilla con caras extrañas y comienzan a darte una teórica sobre un mierdi-producto alemán con células madre vegetales que refuerza el pelo… pues más de lo mismo.

Peluqueros de todo el mundo amar a vuestro clientes y aprender a ver la belleza que se esconde en cada uno. A corto plazo tal vez venderéis menos… a medio y largo mucho más.

Hablando de belleza pero cambiando un poco de tercio, el otro día me mandaron un WhatsApp que decía «Por fin se demuestra la relación del Covid con la vacuna de la gripe«… pero al abrirlo era una colección de 29 páginas de mujeres en bolas, de esas impresionantes de Playboy.

El caso es que yo revisé con interés las 29 páginas… buscando a ver si encontraba intercalado el esquivo informe sobre el Covid… pero nunca lo encontré. Y tengo que confesar que cerré el WhatsApp y al rato lo volví a abrir para revisar otra vez las fotos… y mientras lo hacía pensaba que la verdad es que no había mucha diferencia entre todas esas mujeres de bandera y mi mujer. En parte porque mi mujer siempre ha estado como un queso y en parte porque todas las mujeres son bellas por naturaleza, más aun cuando se muestra como Dios las trajo al mundo.

Lo cual me hizo pensar en esa escena de la pizza de Julia Roberts en la película «Comer, rezar, amar», en la que se está zampando una pizza y su amiga no quiere seguir comiendo porque ha engordado un par de kilos… no te la voy a contar porque para eso te he puesto en enlace: ¡mírala si quieres querido lector!

El caso es que es verdad, normalmente si alguien observa tu cuerpo con ojos especialmente críticos probablemente es problema suyo mental y no tuyo. Ya hemos aquí de cómo ha evolucionado mi pensamiento sobre los problemas de peso, así que no insistiremos mucho más.

Tengo que volver a ver esa película, seguro que ahora la entendería mucho mejor. En cualquier caso, a los que seguís ahí gracias por leerme y nos vemos en otra ocasión.

Categorías
Mis historias

…uno sobre rubias (o que al menos lo parecen)…

Retomo este blog que últimamente tengo un poco abandonado con un post que completa mi ya abultada colección de Mujeres.

Tenía pensado escribir un artículo sobre cual es mi opinión sobre el futuro de Internet, los contenidos on-line, las redes sociales y sobre lo que opino de todos aquellos que se hacen llamar especialistas en «social media»… Pero sólo de pensarlo me he aburrido yo mismo asi que he decido hacer un posts sobre actrices rubias que últimamente me han impresionado.

Anna Torv de la serie Fringe

Hace bastante que no sigo ninguna serie, desde que devorara la primera temporada de True Blood o que me convirtiera en adicto de Mad Men, pero hay una serie que siempre que he podido ver me ha gustado bastante: Fringe, que me recuerda a Expediente X.

Su protagonista la actriz Anna Torv me llama la atención porque a veces me parece muy guapa y otras no tanto.

Rachel Nichols en The Inside

Hay otra serie que no esta mal, tal vez por el componente psicológico, es The Inside. No está a la altura de Fringe ya que desde mi punto de vista sólo hay dos personajes interesantes, el director del departamento un jugador de ajedrez con personas y la protagonista, con un tormentoso pasado interpretada por Rachel Nichols (a quien me sorprendió ver ayer en la películá La Guerra de Charlie Wilson):

Naomi Watts en Promesas del Este

La película me gusto mucho aunque en general todas estas pelis en las que hay abusos, violencia con niños o campos de concentración… no me gustan. Es una especie de El Padrino pero con Mafia Rusa… mucho menos lírica, más dura. Aquí os dejo una foto muy natural de Naomi, se la hicieron nada más levantarse de la cama:

Nicole Kidman en The Invasion

The Invasion es una de esas películas que empiezan muy bien, continuan también bien… pero llega un momento en que no saben cómo terminarlas mateniendo la calidad, asi que lo fastidian todo un poco en el último cuarto (aunque no me hagáis mucho caso porque no me acuerdo).

Bueno, creo que con esto he terminado, en resumen: os recomiendo Fringe y si no la habéis visto Promesas del Este.

otras mujeres…

Carmen Posadas, inteligencia y belleza
Una incorporación más a nuestro ranking de mujeres, si bien en esta ocasión cualquier puntuación se nos escapa de la gráfica…
Tilda Swinton y Bimba Bosé, exóticas rarezas
Tilda Swinton (Londres, 1960) es una actriz británica ganadora de los premios Oscar y BAFTA. Bimba Bosé (Roma, 1975), es modelo, diseñadora y cantante…
Lisa Edelstein como la Dra. Cuddy en House
Justo cuando ya pensabais que no había nada que me distinguiera de un adolescente pre-púber en mis elecciones… os sorprendo introduciendo en mi ranking a la Dra. Cuddy: esa si que es una mujer y lo demás son tonterías.
Categorías
Mis historias

Carmen Posadas, inteligencia y belleza

Una incorporación más a nuestro ranking de mujeres, si bien en esta ocasión cualquier puntuación se nos escapa de la gráfica.

Nació en Montevideo, capital de Uruguay, en agosto de 1953… y lo cierto es que con su edad podría ser mi madre -de hecho su hija Sofía es un año mayor que yo- pero es que hay mujeres que son bendecidas con una genética excepcional fuera de lo común, así que ahí la tienes presumiendo de cuello bonito por todas las cadenas de televisión al tiempo que va presentando sus nuevos y exitosos libros.

Como no se trata de copiar la Wikipedia, iré al grano y resumiré diciendo que Carmen Posadas me parece una de las mujeres más atractivas del panorama actual.

Sin excepción, en todas las entrevistas que le han hecho he quedado encantado y me consta que los afortunados entrevistadores también (ay, sánchez dragó… que te sonrojabas y todo)

Belleza, elegancia e inteligencia, podrían ser tres buenas palabras a modo de resumen.

Aunque confieso que no he leido ninguno de sus libros y que probablemente nunca lo haga por razones románticas que no vienen al caso… lo que son sus artículos que he visto publicados en varios periódicos y dominicales me suelen gustar mucho. Es aquí donde el asunto comienza a ser preocupante, porque sobre muchos temas pensamos de forma parecida, algo que hasta el momento sólo me ha pasado con una vecina mía nacida en el 60 que bien se merecería otro de mis artículos dedicado a mujeres de bandera.

En fin, no me extiendo más porque uno comienza con buenas intenciones y puede terminar convirtiéndose en un pelmazo con orden de alejamiento incluida o al menos solicitida. Quede este artículo con un piropo virtual, de esos bonitos y que no hacen mal a nadie… que con un poco de suerte terminarán llegando a oidos de su destinataria.
 
Comparto con vosotros su web CarmenPosadas.net (algún desalmado de San Francisco le dio por robarle el punto com) donde puedes encontrar muchos de sus artículos y también suscribirte por e-mail para recibir los nuevos que va publicando.

Categorías
Mis historias

Tilda Swinton y Bimba Bosé, exóticas rarezas

Tilda Swinton (Londres, 1960) es una actriz británica ganadora de los premios Oscar y BAFTA. Bimba Bosé (Roma, 1975), es modelo, diseñadora y cantante.

Ayer estuve viendo la última de los hermanos Coen: Burn After Reading (2008), que no está mal… pero de la que me esperaba algo más porque la vi por recomendación de Felipe Cabrerizo (uno de nuestros escritores en el blog de cine al que a partir de ahora vamos a echar mucho de menos porque se incorpora como responsable de los ciclos de cine del Círculo de Bellas Artes).

Aparte del entrañable papel que interpreta Brad Pitt y la peculiar interpretación de George Clooney como infiel patológico, adicto a la mentira y el deporte… la que más destaca es Tilda Swinton encarnando a Katie Cox.

La presencia física de esta actriz es impactante… y aunque considero que no se puede juzgar plenamente la interpretación de un actor en una película doblada lo cierto es que es una actriz que lo suele bordar: me encantó en Michael Clayton (esta sí una gran película que aun no entiendo como no le gustó a Álvaro).

En fin, no voy a meter más paja en este post porque lo único que quiero subrayar es que es una mujer físicamente muy rara, y que por eso impacta, con esa piel tan transparente… parece un muerto en vida. Tal vez por eso le den papeles en los que representa la burocracia, el sistema y la parte aburrida de los matrimonios. 

A mi en general los look andróginos tipo Bimba Bosé me suelen resultar atractivos, aunque me dan mucha tirria cuando se llevan al extremo y las mujeres empiezan a vestirse con trajes y corbatas de hombre a lo Diane Keaton. 

Luego claro está, hay mujeres a las que le pega y otras a las que no: este último es el caso de Soraya la de OT que aunque a ella le guste mucho ese look en mi opinión no le va nada, se ve forzado y artificial.

En cualquie caso Tilda Swinton más que atraerme me da un poco de miedo… aun asi la meto junto a Bimba Bosé dentro de mi particular lista de mujeres y cierro con un video:

Categorías
Mis historias

Lisa Edelstein como la Dra. Cuddy en House

Justo cuando ya pensabais que no había nada que me distinguiera de un adolescente pre-púber en mis elecciones… os sorprendo introduciendo en mi ranking a la Dra. Cuddy: esa si que es una mujer y lo demás son tonterías.

Dejemos las cosas claras: es de las pocas que pueden plantarle cara a House, no como la patética y siempre moralista Cameron… que parece que va a romper a llorar en cualquier momento.

Cuddy es fuerte, inteligente y a pesar de ocupar una posición de responsabilidad dentro del hospital, ejerce su puesto de una manera justa y equilibrada sin caer en los histerismos que acompañan a tantas altas directivas… y todo ello sin dejar de ser mujer. Por otra parte, es plenamente consciente de que House es mejor médico que ella y le deja hacer, aunque intentando atarlo corto porque sabe de sobra que le falta un tornillo y que los seguros y las demandas por negligencia a él se la sudan.

El que sea soltera también confiere a este personaje toda una serie de matices atractivos (nadie mejor que los hombres sabemos la cantidad de idiotas sueltos que hay por el mundo… no es tan fácil toparse con alguien que realmente merezca la pena).

En cualquier caso, es de agradecer que House y ella no se líen –tal vez se respetan demasiado-, además sería tremendamente aburrido… pero en fin, es un lujo poder disfrutar de las chispas químicas que saltan en su relación cotidiana.