Categorías
Crecimiento personal

El juego de la vida

El Gran Camino no es difícil para aquellos que no tienen preferencias.

Hsin Hsin Ming

El juego de la vida es más fácil de jugar si aceptas que no eres tú el que está jugando. Si comprendes la naturaleza del juego y dejas hacer su trabajo al jugador.

Si te levantas cada día dándolo todo… pero en lo más profundo de tu ser sinceramente no te importa ganar o perder.

Si en última instancia aceptas que tal vez ni siquiera nosotros manejamos las fichas.

Lo único cierto es que la partida acabará y sólo te llevarás contigo lo aprendido… tal vez ni eso.

Si en cualquier momento eres capaz de mirar al cielo y maravillarte: confía que lo estás haciendo bien.

pd – y no intentes explicarlo, corres el riesgo de parecer que te estás volviendo loco

Categorías
Crecimiento personal

¿Quién te crees que eres?

Déjame que te cuente un secreto: esa persona que crees ser… es sólo una fantasía que solo existe en tu cabeza, en la mente de las personas que te rodean y en el recuerdo de las que te han conocido. Si realmente lo deseas y estás dispuesto a ello puedes dejarla atrás y trascender a un nuevo nivel.

Simplemente saber que eso que confundes con tu YO es una invención, algo que fuiste creando poco a poco para sobrevivir a este mundo, es la fórmula secreta más poderosa que uno puede llegar a dominar.

Pero no es sencillo…

El proceso no es carente de dolor y sufrimiento. Estamos acostumbrados a decirnos a nosotros mismos «yo no soy así», «yo eso no lo puedo hacer», «yo no soy bueno en eso», «a mi eso no se me da bien»…

Nosotros mismos nos aseguramos de reforzar cada día los muros que nos aprisionan, de mantenerlos fuertes para que nos protejan y nos definan.

Creemos que son muros insalvables, inamovibles, infranqueables… pero no es asi, lo podemos derribar y construir de nuevo a cientos de kilómetros de distancia. O aun mejor, derribarlos y no construir nada: ser libres. Libres de elegir cómo seremos en cada momento de nuestra existencia.

Porque no se trata de crear otro personaje más refinado, más popular, más aceptado, una nueva versión mejorada de nosotros mismos, otro traje de Iron Man 2.0… ya lo decía Tyler Durden: self improvement is masturbation.

Se trata de dejar de ser ese alguien y simplemente ser.

Becoming Nobody es el documental sobre la vida de Ram Dass que plantó el germen de estos pensamientos en mí.

Everyone’s busy being somebody” – Ram Dass

Pero no es sencillo…

La gente que nos conoce tampoco quiere que cambiemos, cuentan con nuestra consistencia . A ellos eso también les hace sentir seguros, si tú sigues siendo como siempre has sido… ellos ya saben con lo que cuentan, a que atenerse, a que agarrarse… incluso conocer tus defectos que tanto les irritan les tranquiliza.

Además, si tú no cambias, eso significa que «la gente no cambia» y que ellos tampoco pueden cambiar… así que pueden permanecer cómodamente asentados en su inmutable forma de ser. Y es que si lo piensas ¿por qué alguien querría emprender el camino de dejar de ser quién es? Se está tan calentito siendo uno mismo, se te da tan bien ser tú… es una manta que te abriga y que siempre está contigo.

Pero ese personaje a algunos ya nos pesa, nos aprisiona y sentimos la necesidad de dejarlo atrás… pensábamos que éramos auténticos, pero esa autenticidad no era más que otro broche de los muchos que adornaban la solapa de nuestro traje.

Llegamos desnudos a este mundo y nos iremos de la misma manera.

Categorías
Crecimiento personal

Mi compromiso es con la verdad no con la consistencia

Esta es una traducción libre de un fragmento del video «Beyond Success – Ram Dass Full Lecture 1987«, he publicado la transcripción en inglés en Medium bajo el título «My commitment it to Truth not to Consistency«

Fernando Plaza

Mahatma Gandhi lideraba una marcha para protestar contra los británicos y después de unos días vio que iba a acabar mal y decidió detener la marcha. Todos sus lugartenientes se acercaron a él y le dijeron:

  • Mahatma Ji ¡no puedes hacer esto! La gente dejó sus trabajos, están corriendo un gran riesgo, están aquí a tu lado apoyándote… no puedes parar ahora.

Y Gandhi respondió:

  • Tengo una confusión… solo soy humano, no lo entiendo todo. Mi comprensión de la Verdad cambia día a día, mi compromiso es con la verdad, no con la consistencia… lo siento si eso os desilusiona.
Photo: Central Press/Getty Images

Muchos de nosotros hemos construido nuestra seguridad sobre la coherencia de ser quienes pensábamos que éramos y proyectarlo hacia afuera.

¿Es posible que en esta etapa de la vida te permitas una discontinuidad… permitas un cambio de conciencia hacia otra forma de ser o tu compromiso con la consistencia es mayor que tu compromiso con la verdad?

Esa es una interesante pregunta.

Notarás que el círculo de personas a tu alrededor cuenta con la consistencia, no cuentan con la verdad sino con la consistencia.

Pero lo que puedes ofrecerles a ellos y a ti mismo en última instancia es alcanzar la Verdad, que se convierta en parte de tus cimientos… pero el viaje hacia ella puede no ser consistente.

Categorías
Crecimiento personal

La mente corazón

Este artículo es mi traducción libre de un fragmento del video Beyond Success – Ram Dass Lecture 1987 [desde 1:00:45]. La transcripción en inglés del mismo fragmento la he publicado en Médium bajo el título The intuitive heart mind by Ram Dass

Fernando Plaza

El cambio de perspectiva necesario para alcanzar el siguiente estado de nuestro viaje pasa por entender que todo lo que pensabas que eras es sólo una parte de lo que eres… y el deseo de cultivar lo que podríamos llamar el meta-sistema en el cual la estructura de tu ego es sólo un sub-sistema.

El problema es que un sub-sistema nunca puede entender el meta-sistema al que pertenece. De ahí la afirmación bíblica «hasta que no mueres no puedes renacer«, en otras palabras no puedes descubrir el sistema mayor si el sistema más pequeño está buscando cómo eludirlo o lograr controlarlo.

Tu mente racional analítica te han llevado al punto en el que estás es este momento, la pregunta ahora es: ¿eres capaz de ver? Es como si hubieras usado una barca para cruzar un océano, finalmente llegas al otro lado y ahora te toca portearla, llevarla a cuestas… o puedes optar por abandonarla y entender que ahora estás en un medio distinto.

El camino consiste en ir más allá de ti mismo, más allá de la herramienta que conseguiste dominar, ahora te toca dejarla atrás un momento… la trampa claro está consiste en que llegaste a pensar que tú eras esa herramienta: cogito ergo sum, pienso luego existo… pero es una falacia, porque es todo lo contrario: soy, luego pienso.

Tu mente pensante es tu siervo y no como le ocurre a la mayoría de personas cuyas mentes son su amo y señor.

Según vas cultivando la meta-conciencia de esa otra parte de tu ser, esa mente intuitiva del corazón: el «xinshen» chino, el «atman» en el hinduismo (en cada sistema ha recibido un nombre el mismo concepto), entonces es cuando aprendes a disfrutar del juego, aprendes a cómo trabajar en el mundo de los negocios… no significa rendirse o tirar la toalla, significa que estás cediendo esa ventaja con la que hasta el momento habías jugado.

A partir de ahora ya no tienes que seguir exprimiendo el éxito profesional porque ya no estás tan ocupado identificándote con la concepción aislada de ti mismo, no necesitas seguir probando una y otra vez que eres adecuado, que eres bueno, que eres capaz de acumular más… ese viaje del individuo separado ahora empieza a inclinarse hacia la parte de tu ser que se indetifica con la totalidad. Tus acciones pasan a originarse en un lugar mucho mas interesante, ahora provienen de la unión de las fortalezas de tu ser.

Porque tú y yo somos humanos, y lo que la humanidad representa es esa tensión creativa entre nuestra humanidad animal y lo que podríamos llamar esa conciencia espiritual o divinidad, y sólo siendo capaces de mantener ese equilibrio, haciendo honor a ambas partes, conseguiremos que el juego siga siendo interesante.

Cualquier atajo no deja de ser un «esa pieza de carne es tuya o es mia» y un lamerse de pezuñas. Si estás en el siguiente nivel, el trabajo comienza en tu propia cabeza, ya no consiste en manipular el exterior que te rodea… todo comienza reordenando los muebles ahí arriba y trabajando tu «identificación».

[traducción libre de la transcripción de un fragmento de la conferencia Más Allá del Éxito – Beyond Success by Ram Dass 1987]

Categorías
Crecimiento personal

Mi locura soñada

Hace un tiempo comenté por aquí que me gustaría irme a vivir a un pueblo tipo Manzanares El Real y así finalmente escapar de la contaminación de este Madrid en el que he vivido prácticamente toda mi vida a excepción de cinco maravillosos años que pasé en Albacete.

Durante estos meses de confinamiento y baja polución los madrileños hemos podido descubrir el auténtico cielo de Madrid… que nada tiene que ver con la boina marrón que me encuentro cada fin de semana a la vuelta de mis visitas a la sierra.

Sin ir más lejos este sábado fui con mis peques a La Pedriza que estaba hasta los topes, todos los parkings estaban llenos así que tuvimos que callejear e invadir la tranquilidad de los locales… mientras que buscaba con desesperación donde aparcar una señora me empezó a gesticular de manera muy airada con cara de pocos amigos… pero como tenía el día simpático avance hasta ella y bajé la ventanilla.

  • ¡Que te has metido por prohibida! – me gritó
  • ¿¡Pero qué me dice?! – le contesté con una sonrisa.
  • ¡Si es que no miráis! ¡No miráis! ¡Te has dejado atrás la señal de prohibido… pero os da igual! – continuo bastante exaltada.

La señora tenía más razón que un santo, si bien en mi defensa diré que todos los coches estaban aparcados en sentido contrario al de la calle y eso me despistó.

Para empatizar con la señora utilicé una técnica que casi nunca falla: verbalizar exactamente lo que está pensando la persona, pero no se atreve a decir por miedo a ser irrespetuosa:

  • Desde luego, pensará Usted que hemos venido los de la capital a invadirles el pueblo: ¡con lo tranquilos que estaban!

Por alguna razón esto a la gente le relaja enormemente.

En el famoso libro de negociación «Never Split the Difference» a esta técnica Chris Voss la llama «labeling» (etiquetar): cuando etiquetamos una emoción o un pensamiento negativo ajeno que no ha aflorado todavía a la superficie disipamos de golpe la tensión… aunque parezca extraño.

La señora se desinfló como un globo:

  • Si ya sé que se está muy bien aquí en la Sierra, pero es que no cabemos más…

Así que nada, tras una risas, tiré marcha atrás con el coche, conseguí aparcar en otro sitio y pude disfrutar de una maravilloso día que nos regaló imágenes como esta:

No necesito vivir en el campo y tirarme dos horas en la carretera todos los días, puedo vivir en la ciudad y seguir disfrutando de poder ir andando a la oficina y los fines semana si me apetece irme a la montaña a limpiar los pulmones.

Viviendo en Madrid puedo escapar a las afueras, pero si viviera en la Sierra: ¿a dónde escaparía?

Hay muchas cosas que se pueden disfrutar sin tener que poseerse.